Columna | Pedro Castillo: «El principio del fin»

Ya van 8 meses de gestión presidencial del profesor Pedro Castillo y más allá de ver un mandato en favor del pueblo, vivimos un “desgobierno” que ya empezó a colapsar nuestras instituciones, nuestra economía y la convivencia entre todos los ciudadanos.

La última metida de pata de Castillo Terrones en compañía de su acalorado premier Aníbal Torres, se dio el martes 5 de abril.

Aquel día, los peruanos antes de la medianoche fuimos sorprendidos por un Decreto de Urgencia que violaba los derechos fundamentales y que volvía a confinar a los habitantes de Lima y Callao. Justamente un 5 de abril de hace 30 años, Alberto Fujimori sacó los tanques y dio un autogolpe, pero esta vez Castillo dio un certero golpe a la libertad individual.

Prácticamente, eso fue la gota que derramó el vaso, porque los ciudadanos no acataron un toque de queda que obligaba no salir de casa por 20 horas y que impedía ganarse el sustento del día. Ante ello, se organizaron e irrumpieron a las calles del centro de Lima para exigirle al mandatario que renuncie y que ya no siga enviando al país al cadalso. Felizmente, la participación ciudadana dio sus efectos y ante la presión, Castillo Terrones, luego de acudir al Parlamento, abortó la medida y todos recobramos nuestras garantías personales.

Sin embargo, los conflictos sociales continúan creciendo día a día. Los paros acontecidos desde hace una semana en algunas regiones realmente paralizaron al país, y los alimentos de primera necesidad se malograron en las carreteras del norte, centro y sur, porque fueron bloqueadas por los manifestantes.

Luego surgió la infausta noticia de fallecidos que involucra una vez más a un gobierno de turno; esta vez el de Pedro Castillo que ya lleva arrastrando 8 muertes como consecuencia de este conflicto.

Como el de la profesora Candy Magaly Hinostroza atropellada en Concepción, más otras dos personas atropelladas en Pilcomayo. Y la de un menor de 13 años que por causa del pavor, en Jauja cayó al río Yacus y murió ahogado. También, la de un maestro que, al no poder llegar a un tratamiento médico de diálisis debido a los bloqueos, falleció en el trayecto; así como otro ciudadano que mientras era trasladado en una ambulancia de emergencia murió por no llegar a tiempo al hospital.

En Huánuco se registró la muerte del joven Alexander Trujillo Nolasco de tan solo 18 años. Él fue impactado en la cabeza por una bomba lacrimógena lanzada por un efectivo policial. Asimismo, solo hace dos días, se registró la muerte de Jhony Quinto de 25 años, también por un impacto de proyectil en la cabeza.

Mientras tanto, las muestras de infraternidad de algunos políticos no se dejaron esperar, como la del ministro de Defensa José Gavidia que dijo: “No hubo nada más, son cuatro (muertos)”, algo similar como lo que afirmó hace 11 años el exministro fujimorista Jorge Trelles: “Nosotros matamos menos”.

Deja una respuesta

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola somos Radio Planicie FM 👋 Agréganos y comparte fotos, videos, denuncias y consultas de publicidad.